La cocaína es una sustancia muy adictiva por los efectos placenteros que produce su consumo. Puede disminuir temporalmente el apetito y la necesidad de dormir, además de provocar paranoia transitoria en la gran mayoría de los adictos.

Entre los efectos fisiológicos que provoca esta sustancia a corto plazo podemos mencionar la dilatación de las pupilas y aumento de la temperatura corporal, contracción de los vasos sanguíneos, etc. Entre los efectos fisiológicos a largo plazo, el consumidor se volverá tolerante a esta droga, por lo que necesitará cada vez una dosis mayor para obtener el mismo placer.

Una vez que el paciente deja el consumo de esta sustancia, se producirá el síndrome de abstinencia, en que se podrán producir síntomas como irritabilidad, ansiedad, intensa depresión, temblores, etc.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted