Publicado: 29 de Febrero de 2016

Para lo bueno y para lo malo, los hábitos dejan una marca duradera en determinados circuitos cerebrales.

Para alejarse de vicios como comer más dulces de los precisos cada día, hay que proponerse nuevas costumbres que sustituyan las que se quieren eliminar y en cuestión de tiempo dejará de suponer un esfuerzo para convertirse en una parte más de la rutina.

Ya lo decía el escritor Charles Dickens y otros muchos filósofos: "El hombre es un animal de costumbres".

El neurólogo y neurobiólogo Nicole Calakos, especialista en la capacidad del cerebro para adaptarse, y Henry Yin, un experto en modelos animales y conductas del departamento de Psicología y Neurociencia de Duke, decidieron unirse para profundizar en la comprensión científica de hábitos como tomar azúcar, fumar, comprar y otros vicios en el cerebro, con la idea de sugerir nuevas estrategias para suprimirlos.

Para ello, ambos expertos trabajaron con ratones sanos. Les habituaron al azúcar a través de un proceso que implicaba presionar una palanca para recibir pequeñas cantidades de dulces. Los animales que se engancharon mantenían presionada la palanca incluso después de que se retiraran las golosinas. Los investigadores compararon entonces los cerebros de los ratones que habían adquirido la costumbre con los que no lo hicieron.

De la misma manera que un hábito repetitivo se graba en el cerebro y facilita obligaciones como la de madrugar, también se pueden cambiar vicios como el exceso consumo de azúcar por otro hábito más saludable. Se trata de crear un hábito cerebral opuesto, a modo de contraataque. Los investigadores de Duke comprobaron esta teoría en los ratones adictos al azúcar. Con el objetivo de romper su adicción, a estos animalitos se les recompensaba sólo si dejaban de presionar la palanca que anteriormente les proporcionaba el dulce. "Los que lo consiguieron tenían células go más débiles", puntualiza Calakos.

Algún día, enfatiza Nicole Calakos, "podremos ser capaces de dirigir estos circuitos en las personas para ayudar a promover hábitos que queremos y desechar los que no queremos".