Publicado: 21 de Julio de 2015

Los expertos consultados por este diario coinciden en que irá a más. “Ahora hay mucha gente que tiene un problema con el juego y no lo sabe. Esto es un proceso, se pasa por distintas fases”, asegura Jerónimo Sáiz, psiquiatra y fundador de la unidad de atención a la ludopatía del hospital madrileño Ramón y Cajal,donde recibe pacientes nuevos cada semana (ahora tiene 150). "Estamos empezando a ver a gente más joven con problemas con las apuestas deportivas o el juego online. En esto pueden estar influyendo muchos factores: la dificultad de los jóvenes para encontrar trabajo, problemas de desestructuración de la atención a los hijos por parte de las familias…Y no hay conciencia social de la entidad del problema. Las estimaciones son discutidas, pero entre un 2% y un 3% de la población va camino de ser ludópata y ante estas nuevas ofertas de juego, el esfuerzo de control y prevención para ayudar a las personas que pueden desarrollar una enfermedad –la ludopatía lo es según las clasificaciones psiquiátricas internacionales-, especialmente en la adolescencia y la juventud, es totalmente insuficiente”.


Echeburúa asegura que “el peligro” es “mucho mayor” y enumera los motivos: “La publicidad está en todas partes y expone a personas que en otras circunstancias no tendrían conocimiento de ese tipo de juego, especialmente si la protagonizan presonajes como Rafa Nadal, que tiene la imagen del chico perfecto; Un menor puede registrarse con el DNI de su padre; En el juego online no puede prohibirse jugar a una persona que está borracha, drogada o en el trabajo, porque no la ves; Internet está disponible las 24 horas del día, si te da un calentón, la satisfacción es inmediata; en el juego presencial hay que prepararse para salir a la calle y en esos minutos puedes arrepentirte; El dinero virtual no tiene el efecto disuasor del metálico, y sobre todo: Internet es una actividad solitaria: puedes encerrarte en tu habitación y que nadie sepa o te recrimine lo que haces”