Publicado: 19 de Diciembre de 2017

La hipersexualidad o mejor conocida como ninfomanía (en mujeres) o satiriasis (en hombres), es considerada como el “aumento repentino de la frecuencia extrema en la libido o actividad sexual”. Es mayormente conocida como la “adicción al sexo”.

De acuerdo con la psicóloga especialista en sexología, Lucía Nader y con el Manual Diagnóstico de Enfermedades Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría, esta es “un trastorno del deseo sexual no parafílico, caracterizado por un aumento en la frecuencia e intensidad de fantasías, excitación, impulsos y conductas sexuales, asociadas a la impulsividad, que provocan un malestar clínico significativo o un deterioro social u ocupacional”.

El doctor Édinson Pazmiño, médico sexólogo y especialista en terapia sexual, comenta que “generamos mucha adrenalina y dopamina al momento del sexo… Mientras más actividad sexual exista, y no esté controlada, causa más acción de los neurotransmisores que hace que el cuerpo pida más actividad para estar tranquilo consigo mismo… Se convierte en algo incontrolable y la persona no se sacia”.

http://www.elpais.com.co/familia/adicto-al-sexo-cuidado-que-desenfreno-de-su-libido-no-afecte-su-salud.html