La adicción a las drogas en Zaragoza y en el resto del mundo tiene un problema añadido al que hay que enfrentarse. Son los daños colaterales. Entre ellos, podemos destacar los daños psicológicos, que no se suelen ver porque son silenciosos; los físicos, con agresiones; y los sociales, como robos, accidentes e intimidaciones. Suelen afectar a terceras personas tanto del entorno familiar como cercano. Hay otros que afectan directamente al adicto, como los fracasos escolares, accidentes, depresión y violencia. Las drogas no solo afectan a quienes las consumen.

En una encuesta escolar del Plan Nacional sobre Drogas se confirmó que un 22 % de estudiantes entre 14 y 18 años fueron pasajeros o pilotos en vehículos conducidos bajo los efectos del alcohol. Un 33,5 % reconoció haber causado o sufrido accidentes debido a la adicción a las drogas en Zaragoza.

El consumo puede afectar a terceras personas durante el embarazo o en la lactancia, haciendo sufrir al bebé el síndrome de abstinencia neonatal con posteriores problemas de desarrollo y comportamiento.

La anulación de juicio que producen las drogas puede aumentar el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas. La pérdida de interés por el trabajo y la ansiedad por conseguir una dosis afecta y trae los consiguientes problemas económicos que involucran a toda una familia. Afecta en las relaciones sexuales, al propio consumidor y, por tanto, a su pareja.

Entre otros los problemas directos, encontramos: cáncer, debilidad del sistema inmunológico, infecciones como la hepatitis, posibles cambios neuroquímicos en el cerebro por la liberación excesiva de serotonina, problemas cardiovasculares, ansiedad, insomnio...

En Aytera (Apoyo Terapéutico Aragón) estamos especialmente involucrados en el tema de la adicción a las drogas y nuestro trabajo pasa por el diagnóstico y tratamiento del paciente y la implicación del entorno, siempre priorizando los derechos e intimidad del paciente si este quiere que así sea.